Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/65795
Historia viral

Un perro al que dieron por muerto escapó de su tumba y fue rescatado

Kiryusha fue sacrificado y enterrado por sus dueños en un bosque cerca de la ciudad rusa de Ujtá, pero tiempo después apareció vivo. 

Kiryusha es un perro ovejero alemán de siete años al que sus dueños enterraron luego de darle una "inyección letal" en un bosque cerca de la ciudad Ujtá, en el noroeste de la Federación Rusa. Pero a pesar del suero mortal que le inyectaron,el animal no murió. Horas más tarde escapó de la tumba donde lo habían sepultado y caminó hacia una ruta próxima en busca de ayuda.

Allí, el perro fue rescatado por Olga Lystseva, una automovilista amante de los animales que justo pasaba por el lugar y encontró, a la vera de la carretera,al animal que caminaba lento y exhausto bajo una pertinaz lluvia.

La mujer subió al animal al asiento trasero del auto y lo llevó pronto a un centro de rescate de perros llamado Kind City, en la mencionada ciudad de Ujtá, en la república rusa de Komi.

En ese lugar sacaron más fotos al animal y las subieron a las redes para conocer algo más sobre su origen o la historia de sus dueños. Así fue que aparecieron los amos de Kiryusha, que vivían con el animal en Yemva, una ciudad distante unos 200 kilómetros de Ujtá.

Ellos confesaron que habían dado una inyección letal al animal y lo habían enterrado cerca del lugar donde fue encontrado. Aseguraron que lo habían sacrificado porque el ovejero padecía una enfermedad "grave" y se disculparon por haberlo dado por muerto por error.

La pata del animal todavía presentaba el apósito y el pelo afeitado en un lugar de la patita donde le habían aplicado la inyección que podría haber sido su sentencia de muerte.

Pero lo más importante es que los veterinarios constataron que el perro no tenía ninguna enfermedad grave, nada que ameritara su sacrificio. Kiryusha era un perro saludable. Con hambre, frío y aún shockeado por la experiencia vivida, pero sin mayores problemas. Apenas una artritis crónica leve, según consigna el medio local Komi Inform.

Al día siguiente, los dueños de Kiryusha volvieron a comunicarse con el refugio para asegurar que habían ido a la tumba y su perro aún estaba ahí donde lo enterraron. Pero cuando los veterinarios y los usuarios les pidieron fotos del lugar, ellos dijeron que se les había roto la computadora portátil y luego eliminaron todos sus mensajes y borraron sus contactos.

El asunto es que ahora el perro que volvió de la muerte está bien y busca un nuevo hogar. En el refugio en el que se encuentra aseguraron que Kiryusha es tranquilo, muy bondadoso con la gente y casi no ladra. Y que sale a pasear con cadena, de la que nunca tira.

 
 

 

 
 

 

Temas en esta nota

Perro Perro abandonado