Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/69472
Alerta

Río Paraná: preocupación por la presencia de "bacterias prehistóricas" peligrosas

Se trata de una especie de bacterias que pueden llegar a producir cianotoxinas las cuales pueden ser tóxicas y esparcirse por el agua.

Río Paraná:  preocupación por la presencia de "bacterias prehistóricas" peligrosas

Hace unos días, varios vecinos del barrio porteño de Puerto Madero alertaron sobre un extraño color verde en las aguas de los diques y el delta del río Paraná. También se sumaron a ellos ciudadanos de otras localidades como San Fernando, Tigre y Escobar. En las últimas horas, expertos del Conicet alertaron sobre la existencia de bacterias prehistóricas conocidas como “cianobacterias”.

Según informaron los científicos, se tratan de unas toxinas que no solo tiñen de verde las corrientes sino que también pueden ser tóxicas al ingerirse. Las mismas se generaron a causa de la baja del caudal en el río debido a la sequía que se registró en las últimas semanas.

Se trata de un fenómeno que se suele registrar en las épocas de más calor y sequía en distintos puntos del país. El investigador Diego Frau, del Instituto Nacional de Limnología, aseguró a la agencia Télam que en Santa Fe ya hace algunos meses vienen observando resultados similares producto de la sequía conocida como “Niña”.

En la laguna de Setúbal, cerca de la capital de Santa Fe, aparecieron estas bacterias durante este tiempo. El experto aseguró que lo que los ciudadanos de Tigre, Puerto Madero y San Fernando divisaron el cambio de color en el agua ya que el agua se vio transportada por el sistema fluvial del Paraná.

La aparición de estas “cianobacterias” son denominadas “floraciones” o “blooms”. Estos “se producen por el exceso de nutrientes disueltos en agua, temperaturas elevadas y alto tiempo de residencia del agua, que propician el crecimiento masivo de estos microorganismos”.

Frau advirtió sobre el peligro de las cianotoxinas, las cuales pueden ser evitadas sin tener contacto directo con el agua y los bordes húmedos de la laguna. Entre las afecciones a la piel que pueden provocar se destacan el prurito, la dermatitis o los eritemas.