Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/70158
Asesinato en el Sur

Poco antes de ser asesinado, Fabián Gutiérrez buscó hablar con Cristina Kirchner

El ex secretario de la vicepresidenta lo habría intentado al menos tres veces, pero no logró que lo atiendan. El misterio del teléfono celular.

 

Era 9 de diciembre de 2015. Cerca de las 19, ya había concluido el último acto de Cristina Kirchner como presidenta de la Nación. En la explanada, mientras esperaban que se retire de la Casa Rosada, se encontraba Fabián Gutiérrez. "Cómo no voy estar en este día, después de tanto juntos", esbozó ante Clarín aquella noche. Seguía de cerca los pasos de la aún jefa de Estado, pese a haber dejado el cargo de secretario privado hacía años. No se habían desvinculado. El 2018 los encontró en veredas opuestas: se había convertido en uno de los 31 arrepentidos del Caso Cuadernos. A partir de ahí, no hablaron más.

 Este año, tiempo antes de ser asesinado, en reiteradas oportunidades Gutiérrez buscó hablar con Cristina, sin éxito. Su teléfono celular es el gran misterio de la causa del homicidio. 

Con una batería de pruebas ordenadas, el magistrado confirmó a Clarín que no lograron recuperar, por ahora, la información del celular de Gutiérrez y que el mismo habría sido dañado. Analiza otros recursos tecnológicos para recuperar la información.

La sospecha es aún mayor para los abogados defensores, quienes creen que el aparato telefónico fue arruinado con un líquido para borrar cualquier rastro de las últimas semanas con vida de Gutiérrez, para conocer qué había de información que podría esclarecer algunos puntos ciegos del caso.

 
El sepelio de Fabián Gutiérrez, el ex secretario de Cristina Kirchner asesinado en El Calafate.
Tiempo previo al trágico 2 de julio donde después de horas de torturas -sostiene la acusación- fue asesinado, Fabián Gutiérrez buscó comunicarse con la ex presidenta. Desde el entorno familiar, aseguraron que en varias ocasiones se comunicó con "colaboradores de la ex Presidenta, porque quería hablar con ella". Quizá buscaba explicarle por qué era un arrepentido o quizás buscaba disculparse, aunque eso seguirá siendo un misterio.

A los insistentes llamados, no obtuvo respuesta. Siempre decía lo mismo: que quería hablar con la vicepresidenta, y en lo posible, reunirse con ella en algunos de sus viajes a Buenos Aires. "Quedate tranquilo, pero no se van a reunir", le respondieron en una ocasión. Insistió en su objetivo un par de veces más, pero se dio por vencido. 

El juez  de la causa señaló que "el celular de Fabián Gutiérrez no se pudo abrir, no se puedo recuperar su información. Se están analizando otras alternativas tecnológicas para obtener los datos de dicho aparato". No descartan que puedan abrir el aparato y recuperar información del mismo, El peritaje sobre el celular del ex secretario se requirió a los fines de reconstruir sus últimos días con vida. El juez también busca establecer si hubo alguna conexión previa y de qué tipo con los imputados durante esa ventana temporal, y todos aquellos datos que puedan resultar de importancia para esclarecer el caso, que por ahora tiene tres acusados por homicidio.

El área especializada de Gendarmería Nacional ya entregó al juzgado las pericias correspondientes a los celulares de Facundo Zaeta, Facundo Gómez y Pedro Monzón. El próximo paso será la confección de un informe que realice las correspondientes conexiones de los datos recabados con el caso específico del homicidio de Gutiérrez.

Sin embargo, Gendarmería informó a la Justicia que no logró recuperar ni un solo dato del IPhone del ex secretario privado de Cristina Kirchner. El pedido de peritaje sobre dicho aparato tuvo dos momentos. El primero de ellos ocurrió cuando apenas dieron con el teléfono, y aún buscaban dar con el paradero de Gutiérrez. Esa primera tarea la tuvo a cargo la Policía de la provincia de Santa Cruz. Horas después ya había tres detenidos en el caso y habían hallado semi enterrado el cuerpo el ex secretario K.

Desde el entorno de Zaeta van más allá, creen que "la destrucción adrede del aparato celular responde al ocultamiento de datos vinculados a casinos clandestinos, operaciones de lavado de activos con agencias de autos, y vinculaciones con personajes de la política local".

En la reconstrucción de los hechos, la Justicia determinó que el ex secretario recibió golpes en brazos, manos, torso, cabeza y rostro, laceraciones varias y de distintas longitudes, fractura de la falange proximal del dedo pulgar izquierdo y un total de cinco puñaladas en la zona del cuello, que revelan una conducta desenfrenada en la ejecución del crimen. Cerca de las 23.30 de aquel jueves, según estimó la autopsia, el ex secretario privado de Cristina Kirchner falleció.

Una serie de objetos vinculados a la tortura sufrida por Gutiérrez son aún peritados por orden del juez Narvarte: un cuchillo de tipo carnicero con mango blanco, otro cuchillo "tipo Tramontina", precintos, y sogas; un palo con rastros de sangre, también prendas con sangre, y un conjunto de celulares, entre ellos el más importante: el de Fabián Gutiérrez. El juez Narvarte explicó a Clarín que la información de los aparatos telefónicos permitirá establecer conexiones entre los imputados y el ex secretario privado, como también con otras personas que podrían llegar a estar involucradas en el homicidio que aún conmueve a El Calafate.

Con este telón de fondo, la defensa Zaeta, a cargo de Carlos Telleldín y Carlos Muriete, sostienen que "no se logró abrir el teléfono de Gutiérrez porque lo destruyeron, como se planteó hace tres meses y fue confirmado por el comandante de Gendarmería", indicaron allegados a Clarín. Desde un comienzo, los abogados del principal acusado se opusieron a la intervención de la Policía Provincial, y ahora pidieron el apartamiento de la fuerza en el caso.

Fuente: Clarin