Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/74250
Registro Nacional de Femicidios

En Argentina se produjeron 203 femicidios en contexto de pandemia

Según el Registro Nacional de Femicidios del Observatorio “Mujeres, Disidencias, Derechos” de la provincia de Corrientes y a nivel nacional, se produjeorn 203 femicidios en contexto de pandemia desde el mes de marzo hasta diciembre de 2020. 

En Argentina, desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre de 2020, se cometieron 329 muertes violentas de mujeres, travestis y trans (270 femicidios). En total, hubo 1 víctima de violencia extrema machista cada 32 horas, de los cuales 203 ocurrieron en contexto de pandemia. 
Hubo 300 niños, niñas y adolescentes que se quedaron sin madre.
Además, ocurrieron 278 intentos de femicidios en todo el país.
La tasa nacional de femicidios es de 1,1 cada 100.000 mujeres. 
Las provincias con las tasas más altas de femicidios son Jujuy, Tucumán, Salta, Chaco y Corrientes
▶ Mientras que, en la provincia, según el Registro de Femicidio del Observatorio de MuMaLa Corrientes, del 1 de enero al 31 de diciembre de 2020, lamentablemente y de manera evitable, la extrema violencia machista se cobró 9 víctimas de femicidio y 23 víctimas de intento de femicidio.

 


Víctimas de femicidios: 
• La primera víctima del año fue María Morlio, asesinada el 12 de enero en Monte Caseros. Tenía 25 años de edad y era madre de 2 menores de 6 y 12 años. El femicida fue su pareja, José Ariel Benítez de 32 años, quien la asesinó en el campo. La víctima convivía con el agresor, además en el mismo lugar trabajaba (en condiciones precarias) como cosechadora de frutas. Fue asesinada con arma de fuego. No había denuncias previas por violencia. 
• La segunda víctima se llamaba Delfina Gutiérrez, asesinada el 27 de abril en la ciudad de Corrientes. Tenía 66 años y vivía sola en el barrio San Jorge. Fue asesinada a golpes en su propio hogar. El femicida, Brian Pereyra de 25 años, era sobrino de la víctima y tenía antecedentes penales. No había denuncia previa por violencia. 
• La tercera víctima se llamaba Sixta Sandoval. Fue asesinada en Bella Vista el 10 de junio. Tenía 60 años y era madre de tres hijxs. Convivía con el agresor, hijas y nietxs. Fue asesinada a golpes, en la vivienda compartida, por su pareja Antonio Errecalde de 64 años. Actualmente está detenido. No había denuncia previa por violencia. 

• La cuarta víctima era menor de edad (10 años) y vivía en el barrio Villa Chiquita de la Capital. Convivía con lxs agresores.  La autopsia reveló que su muerte se produjo por asfixia por obstrucción mecánica y su cuerpo presentaba signos de abuso sexual y golpes de vieja data.
•       La quinta víctima fue Marta Román de 65 años. Fue asesinada en un campo cercano a San Cosme. Se estima que fue abusada sexualmente previo al crimen. El acusado, José Antonio Muñoz, no tenía relación con la mujer y fuentes periodísticas aseguran que trabajaba en cercanías del domicilio de la víctima. El sospechoso del femicidio, días después del hecho, se suicidó.
• La sexta víctima se llamaba Rosalía Romero. Fue asesinada en el barrio de Pirayui de la ciudad de Corrientes el 11 de octubre. Tenía 48 años y era madre. Convivía con el agresor. Fue asesinada en la vivienda compartida, murió apuñalada por el femicida, su pareja Ramón Antonio Medina de 62 años, quien además intento asesinar a la hija de la víctima. El agresor actualmente está detenido. No había denuncia previa por violencia.
 •  La séptima víctima se llamaba Sandra Farías de 47 años, del barrio Juan XXIII de la ciudad capital de Corrientes. Falleció, junto con sus dos hijos de 4 y 6 años, por inhalación de humo a causa de un incendio provocado intencionalmente por parte de su expareja Francisco Quintana quien ya tenía antecedente de violencia (según los familiares), pero no se registran denuncias previas.
• La octava y novena víctimas de femicidio vinculado, eran menores e hijes de Sandra Farías, de 4 y 6 años quienes fallecieron por inhalación de humo a causa del incendio detallado en el ítem anterior. 

 * Estos 9 casos de violencia extrema machista de los cuales dos son femicidios vinculados, al igual que los 23 intentos de femicidios ocurridos durante el año 2020, dan cuenta una vez más de que las decisiones políticas, la asignación de presupuestos y las acciones llevadas adelante por parte del Estado (en sus distintos niveles y poderes) no son suficientes.  Sumado a esto, la Justicia llega tarde o muchas veces el personal policial (es quien tiene el primer contacto) actúa en contra de la protección de las víctimas, incumpliendo lo que establece el marco legal internacional, nacional y provincial.
➡ Tal es así que, según los datos del Registro de Femicidio del Observatorio de MuMaLa Corrientes: 
El 67% de los femicidios se perpetraron en la ciudad de Corrientes, 11% en Monte Caseros, 11% en Bella Vista y 11% en San Cosme.
El 89 % de las víctimas fueron asesinadas en su propio hogar o en la vivienda compartida con el agresor y el 11% fue asesinada en un escampado. 
El 33,3% tenía entre 0 y 12 años, el 11,1% tenía entre 19 y 40 años, el 33,3% tenía entre 41 y 60 años y, el 22,2% tenía más de 60 años. 
En ninguno de los casos se registraron denuncias previas por violencia. 
El 88% de los agresores tenían un vínculo cercano con la víctima: 44,5% pareja y 44,5% familiar. El 11% sin datos. 
Hubo 6 hijxs (3 menores de edad) que se quedaron sin su madre. 
El 11,1 % de las víctimas fueron asesinadas con arma de fuego, el 22,2 % a golpes, el 11,1% por asfixia, y el 22,2% con arma blanca, 33,3% quemados.


➡ Mientras tanto, en los casos de intentos de femicidios (23 en total): 
El 65% de los casos se dieron en la ciudad de Corrientes, 9% en Bella Vista, 4% en Tapebicuá, 9% en Mocoreta, 4% en San Miguel, 4% en Saladas y 4% en San Luis del Palmar.
El 70% de las mujeres fueron víctimas en su propio hogar o en la vivienda compartida, el 26% en la vía pública y en 4% en la vivienda del agresor. 
El 96% de los agresores tenían un vínculo cercano con las víctimas: 52 % pareja, 35% expareja, 9% familiar no directo. El 4% desconocido. 
En el 52% de los casos la victima convivía con el agresor.
El 52 % de las víctimas tienen hijxs a su cargo.
El 39% de los intentos de femicidios utilizaron arma blanca, el 13 % arma de fuego, el 13% quemada, el 26% a golpes, el 4,5% caída de altura y, el 4,5% otra modalidad.
Estos datos son alarmantes y demandan mayores políticas públicas con perspectiva de género ya que se continúa evidenciando las desigualdades sociales, económicas, culturales y políticas existentes en nuestra sociedad hace mucho tiempo. Las principales víctimas son las mujeres y disidencias. En el contexto actual de crisis y emergencia sanitaria mundial y de aislamiento social, preventivo y obligatorio, estas desigualdades se agravan y se profundizan aumentando los grados de vulnerabilidad y riesgos para las víctimas. 
En consecuencia, la realidad actual insta con mayor fuerza a que el Estado y sus instituciones realicen un trabajo integral con perspectiva de género, diferenciando los niveles de vulnerabilidad y riesgos presentes en cada grupo social. En este sentido, desde nuestro espacio político feminista y disidente, exigimos: 
1- Se declare la Emergencia Nacional Ni Una Menos que contempla las siguientes acciones eficaces para la contención y asistencia para las victimas, como así también para  prevención y erradicación de la violencia machista: asignación de mayores partidas presupuestarias; implementación del registro único de casos de violencia de género; registro de Femicidios en el INDEC; inclusión Laboral Travesti Trans;  rápida instrumentación de la Ley Micaela, Ley Brisa y Programa ESI (Educación Sexual Integral).
2- Ampliar la asignación económica para mujeres y LGBTTIQ+ en situación de violencia de género y /o vulnerabilidad.  Agilizar su instrumentación en el marco de la emergencia. 
3- Asignación económica para familiares de víctimas de femicidios. Asistencia y acompañamiento, asesoramiento jurídico gratuito. 
4- Programas para el fortalecimiento territorial de organizaciones de mujeres y LGBTTIQ+ y de familiares de víctimas de violencia de género. 
5- Fortalecimiento de áreas de políticas de género en provincias y Estados locales. 
6- Fortalecimiento federal del Programa de Casas de Protección para Mujeres, Travestis, Trans, Lesbianas, en situación de violencia de género. 
7-  Inversión en dispositivos electrónicos para agresores. 
8- Campañas masivas en medios de comunicación para la difusión de todos los recursos del Estado disponibles para el abordaje de las violencias.

¡JUSTICIA POR SANDRA SILGUERO, TAMARA ZALAZAR, IRINA LOPEZ Y POR TODAS LAS QUE YA NO ESTAN! ¡VIVAS Y LIBRES NOS QUEREMOS! ¡EMERGENCIA NI UNA MENOS! 

Mónica Baglietto contacto: 3794 651813 
Coordinadora Provincial de MuMaLa Corrientes 
Silvana Lagraña contacto: 3794 884873 
Coordinadora del Observatorio Mujeres Disidencias Derechos de MuMala Corrientes
Equipo técnico del Observatorio Mujeres Disidencias Derechos de MuMala Corrientes: 
Clarise Soloaga, Rocío Yulan, Mariano Leiva, Antonio Silva y Jorgelina Mac Cargo