Corrientes 38 °C
Min. 27 °CMax. 41 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/75828
PRIMERA SESIÓN EXTRAORDINARIA DEL 2021

El Senado Nacional aprobó proyecto de Ana Almirón para proteger PyMEs y la economía familiar

Este jueves 4 de febrero, en la primera sesión extraordinaria del año; la Cámara de Senadores de la Nación trató y aprobó por 40 votos a favor un proyecto de la presidenta de la Comisión de Legislación General; la correntina Ana Claudia Almirón. La iniciativa busca actualizar aspectos de la Ley de Defensa de la Competencia, que desde mayo de 2018 no se puede operativizar por dificultades para constituir sus autoridades de aplicación.

Como autora y presidenta de la Comisión de Legislación, Ana Almirón fue la encargada de presentar el trabajo de actualización que realizaron en Comisión junto a sus pares. Señaló que “en la práctica evidenciaron obstáculos para la efectiva aplicabilidad de la Ley de Defensa de la Competencia” que lleva casi 3 años paralizada.

La Senadora del Frente de Todos precisó que “la competencia es la forma en que las empresas se relacionan entre sí y esa relación tiene una incidencia directa en el establecimiento de precios de alimentos, servicios esenciales, de la economía en general”. Indicó que “el Estado debe regular esas relaciones empresariales para cuidar la economía familiar y la calidad de vida de la ciudadanía”. 

El proyecto propone agilizar los mecanismos de designación de las autoridades de aplicación y generar las condiciones legales para un aplicación eficiente de la ley que define sistemas de control de concentraciones económicas, investigación de conductas anticompetitivas; debe resguardar condiciones equitativas de competencia en favor de las pequeñas y medianas empresas; velar para que las posiciones dominantes en el mercado no se conviertan en acciones desleales y conductas abusivas en perjuicio de los consumidores, entre otras funciones. 

Ana Almirón enfatizó en que el Estado no puede estar ajeno “a la hora de impedir la concentración” de segmentos del mercado para “impedir monopolios”. Es justamente “el Estado el que debe poner equilibrio y equidad, donde el mercado impone concentración y especulación. El Estado debe democratizar las reglas de juego para permitir a pequeñas empresas poder participar en el mercado en igualdad de condiciones que los grandes capitales”. 

Una de las actualizaciones realizadas propone que la designación de los miembros de la Autoridad Nacional de la Competencia estén a cargo del Poder Ejecutivo, a través de las propuestas del Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación. Al igual que lo plantea la Ley actual, la designación debe pasar por la revisión del Congreso para su aprobación final. Ana Almirón aseguró que el nuevo texto “garantiza la transparencia, la igualdad e idoneidad de las personas designadas así también como la paridad de género, una de las premisas que vienen teniendo cada una de las normativas que tienen”.

La Senadora Nacional por Corrientes también detalló que “tendrán mayor injerencia las organizaciones y asociaciones de usuarios y consumidores”. Podrán participar activamente en el marco de las actuaciones sometidas a consideración del Tribunal de Defensa de la Competencia toda vez que la Secretaría de Instrucción de Conductas Anticompetitivas o la Secretaría de Concentraciones Económicas lo entendieran necesario. Podrán aportar documentación y brindar colaboración acerca de los hechos materia de investigación. 

Esta normativa modificada buscará posicionar “a la competencia como instrumento fundamental para aumentar el bienestar del consumidor, fortalecer la competitividad de la industria y promover la innovación y el desarrollo económico; pero también le dará al Estado un rol “como articulador y regulador de precios y siendo garante de la generación de condiciones equitativas de competencia en favor de las pequeñas y medianas empresas”.

Para finalizar, Almirón remarcó la importancia de tener una competencia dinámica y leal entre las empresas para evitar competencia desleal, actitudes abusivas y especulativas en el mercado que actualmente tiene concentraciones como: panificados una sola empresa tiene el 80% del mercado, aguas gaseosas dos empresas tienen el 82%, galletitas cuatro empresas el 80%, en lácteos dos empresas el 80%, en limpieza dos empresas tienen el 80%. 
Mientras que los “proveedores de insumos para producción de PyMES industriales también se encuentran altamente concentrados; hay un solo proveedor de chapa, un solo proveedor de aluminio y un solo proveedor de polietileno. Este es el gran problema de la estructura económica argentina, la concentración y la competencia desleal entre grandes y pequeñas empresas”, señaló Ana Almirón.