Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/85157
Carlos Bramante

autor

Columna de opinión

LA DOS: la “vacuna” del éter

En tiempos de pandemia los medios de comunicación son esenciales para estar informados. También sirven para conservar lazos familiares y amistades. Nos ayudan a “enchamigarnos” pese a las restricciones que cuidan la vida.

Aunque mi opinión no es objetiva porque soy amante de la radio considero que se trata de la mejor compañía para sobrellevar el aislamiento. Se trata de la vacuna más efectiva para mantenernos activos en nuestras tareas diarias. 

Es la compañía de alguien que nos habla y nos ayuda a interactuar como si estuviésemos, cara a cara, con un familiar. Prender RADIO DOS   es como inyectarnos pequeñas dosis de  información, comentarios, música y el mejor antídoto: EL HUMOR 

Desde sus inicios, nuestros directivos nos permitieron y alentaron a construir una relación con los oyentes que se volvió amistad y familia. Para eso deconstruimos aquella modalidad acartonada que se convertía en barrera de la interacción con los actores más importantes de la radio: LOS OYENTES .

Todos nos fuimos animando a una forma diferente de transmitir a través del micrófono, la producción y los controles técnicos. Fuimos consientes que hacía falta un ida y vuelta fluido que no se limite al mensaje de los oyentes. Y comprendimos que: el oyente es la prioridad.

Aprendimos a responder todas las consultas y a reírnos “al aire” con los chistes que recibimos. También a ingresar en “la máquina del tiempo” con vivencias y anécdotas surgidas de una consigna o espontáneamente. Sin dejar de mencionar que compartimos o disentimos en el maravilloso mundo de la música. Y convivimos con las “grietas” que abundan en el país y la provincia.

 En algún momento parecíamos irrespetuosos y que podríamos defraudar a la historia de la radiofonía y a los maestros que nos formaron en el arte de comunicar. Los directivos de LA DOS  no se equivocaron y tuvieron la paciencia necesaria para que funcione el “laboratorio” que fabrica: “LA VACUNA DEL ÉTER” .

LA DOS  se convirtió en la  “descarga a tierra” de los oyentes y también de quienes estamos adentro de los más variados “aparatitos” en los que nos escuchan. Todos tenemos la posibilidad de exteriorizar opiniones y emociones. Buenas y malas, igual que en una gran familia. 

LA DOS  se convirtió en “la vida misma”. Produce las sensaciones más cotidianas: nos arranca una sonrisa cuando estamos tristes y, aunque tratamos de evitar, nos pone triste cuando estamos felices.

 Todo ocurre porque enLA DOS  somos conscientes que la información también es prioridad. Aprendimos que todas son importantes pero las que impactan en la vida de nuestros oyentes: son las primeras. 

Cada día nos hacen muchos regalos: nos alcanza con solo escucharnos pero también se convierten en móviles por un instante, comentan las noticias o se divierten con los chistes. Y el regalo mágico y maravilloso que nos alienta a seguir es: EXTRAÑANDONOS .

Muchos no tendríamos ganas de mandan un mensaje para preguntar: ¿por qué están fuera del aire?, ¿qué le pasó al compañero ausente? y tantas otras muestras de fidelidad convertidas en alimento espiritual.... Y con un poquito, muy poquito de vergüenza, casi me olvido del abundante alimento para el cuerpo que nos regalan. En lo personal me emociono al recordar que me convertí en “el manguero de la yerba” a las seis de la mañana. 

Con el paso de los años,  los oyentes de LA DOS , permitieron transformar nuestro trabajo en un divertido entretenimiento. Pero también alivian las dificultades que se presentan como en cualquier otra actividad laboral. Tan fuerte se volvió ese lazo de amistad que se dan cuenta de ellas, nos hacen saber y nos ofrecen una dosis de “la vacuna de la alegría” 

Sin dudas que haber transcurrido veintiún años de un medio de comunicación que nació muy pequeño y se convirtió en referente de la radiofonía es gracias a los oyentes pero también a una familia que construyó y le dio calor a una empresa de comunicación. 

En lo personal, Raúl, Carlos y Mariano Simón atraviesan la fibra más íntima de mi vida pero quiero resaltar que son los “descubridores”  y “fabricantes”   de las dosis de la: “VACUNA DEL ETER - LA DOS” .  

Un antídoto que, al igual al del Covid-19, al principio generaba dudas pero, al final, se convirtió en una “medicación voluntaria” y aceptada por la mayoría de los correntinos. 

GRACIAS  por dejarnos entrar a sus hogares y poner el “brazo” que enciende el dial y nos permite ser “inoculadores del aire”. Sabemos que algunas veces duele el “pinchazo” y producimos “efectos secundarios” pero todos terminamos con una sonrisa y gozando de: BUENA SALUD 

                                                                       !FELIZ CUMPLEAÑOS AÑO RADIO DOS! 

Temas en esta nota

Opinión Carlos Bramante
Notas Relacionadas