Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/85807
Carlos Simón

autor

La suerte está echada

La decisión de Gustavo Valdés

“Alea Iacta Es” (“La suerte está echada”) -frase atribuida a Julio César- después de cruzar el rio Rubicón, lo que estaba prohibido a todo general hacer con su ejército, en armas y, marcaba el límite del poder del gobernador de las Galias. Para darle valor a sus hombres cruzó personalmente el pequeño cauce.

Gustavo Valdés tomó una decisión similar y la hizo pública. 

En la previa, se había reunido con los principales referentes de ECO. Recibió los pedidos, la mayoría, los rechazó y con las encuestas en la mano, les comunicó lo resuelto: “Seré candidato a Gobernador” y disparó “Lo seré por ECO en la medida que no tenga condicionamientos, de lo contrario mi espacio será otro”.

La semana se iniciaba e iba camino a ser decisiva para el año electoral.

Gustavo Valdes en un acto partidario de la UCR

Con gestos adustos sus interlocutores se retiraron de Casa de Gobierno. Las reuniones habían sido por separado. Dos de ellos le habían pedido ser candidato a vicegobernador. La respuesta fue un contundente NO.

Se encontraron con una respuesta que no esperaban y con un Gobernador decidido a avanzar

A partir de allí lo hizo público.

¿Puede ser Colombi su candidato a vicegobernador? Le pregunté el miércoles en Radio Dos y la respuesta de Valdés no dejó margen para la duda “Tiene que ser alguien de mi confianza, que no choque la provincia.” advirtiendo “Hay condiciones que no me voy a bancar. Si hay piquete de ojos, palos en la rueda, eso no sirve.” para terminar expresando “La experiencia de una formula propia de la UCR no funcionó, tenemos que buscar diversidad.”

Canteros cerrando puertas

El vicegobernador hoy está fuera de ECO. Su insistencia, valida y lógica, de ser candidato a Intendente se estrella con la decisión, ya adoptada, de Gustavo Valdés de promover la reelección de Tassano.

El mandatario provincial marca su actual relación con Canteros con firmeza “Hace rato que no hablo con él. No tengo problemas en hacerlo, mi teléfono sigue funcionando, pero si se reúne con Zabaleta, que viene a ganarle al gobierno, me parece que no es construir, es una forma de irse un poquito. No puede ser candidato a intendente por nuestro espacio y se lo dije hace un año.”

“Está en él resolver que hará. Se puede parar donde quiera, donde se sienta cómodo, a gusto. Pero no hay peor sordo que el que no quiera oir.” remarcó Valdés al graficar la posición de Canteros.

Motores en marcha

La suerte está echada. El cronograma electoral comenzó a correr. Mientras el peronismo busca encontrar un camino para salir de su propio laberinto, el oficialismo provincial deberá definir su alineamiento o no a la reelección del actual Gobernador.

Para la negativa no hay mucho espacio. El margen de maniobra, más allá de algunos berrinches, es escaso.

Gustavo Valdés se posicionó, una vez más, en el centro del escenario político. Desde allí definió y comunicó la estrategia que el oficialismo debía seguir. En el camino intentaron que lo modifique. No lo aceptó y lo hizo saber.

Le pregunté en la entrevista si lo buscaban condicionar y su respuesta fue también contundente: “Sin dudas.” y ante la repregunta de quiénes lo hacían no señaló nombres, pero se mostró desafiante “No importa, pero lo hacen permanentemente. Debemos entender que la individualidad no es superior al equipo. Si hay dirigentes que no quieren que me presente a elecciones, que lo digan.” advirtiendo “Debo tener la libertad de poder elegir a quienes me acompañen.”

El proceso electoral recién se inicia. Las elecciones marcarán la posibilidad de Gustavo Valdés de avanzar en lo que desea desde hace tiempo: recambio generacional . Lo cree necesario e imprescindible para poder encarar una segunda gestión con un gabinete propio, no heredado y que comparta su modelo y ritmo de gestión.

La realidad que reflejan las encuestas genera fortaleza en las decisiones políticas. Sabe que es el momento indicado para marcar diferencias.

Se siente fuerte, políticamente y desde ese lugar, cambió su perfil.

En el inicio de la gestión priorizó la posición de no entrar en conflictos.

Ahora la solidez política y de gestión le permite modificar la actitud, marcar el rumbo y ocasionar reacciones lógicas de quienes pensaron, que el poder era eterno.

Va en busca de una segunda gestión: una posibilidad que tiene al alcance de sus manos. Será un desafío para producir los cambios que hasta ahora no los hizo – pandemia mediante- y concentrarse en producir políticas de Estado, que puedan aliviar la pobreza creando y promoviendo desarrollo.

Notas Relacionadas