Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/88106
Leopoldo Luque

Luque negó haber sido el responsable de la internación domiciliaria de Maradona

El neurocirujano, uno de los principales imputados en la causa que investiga la muerte del Diez, fue indagado este lunes. Apuntó contra el equipo de internación domiciliaria.

El neurocirujano Leopoldo Luque, quien era el médico personal y principal encargado de la atención de Diego Maradona, rechazó haber tenido la responsabilidad de la internación domiciliaria previa a la muerte de la leyenda del fútbol, al declarar este lunes ante la Fiscalía que lo indagó durante horas.

“Luque no tiene nada que reprocharse. Lo que él dijo fue simplemente que siempre se ocupó de la salud de Maradona y cada vez que lo llamaron por alguna particularidad fue y lo asistió. Él fue su médico de cabecera, pero no estaba a cargo de la internación domiciliaria”, afirmó el abogado defensor Julio Rivas, al término de la audiencia en la fiscalía de San Isidro.

Según los abogados de Luque, la responsabilidad de la internación de Maradona en una casa alquilada en la que finalmente murió el Diez recae en dos empresas privadas prestadoras de servicios de salud.

Además, a contracorriente de un lapidario informe elaborado para la fiscalía por 20 peritos, los abogados aseveraron que no había estudios médicos que mostrasen problemas cardíacos en Maradona.

“La junta médica tomó antecedentes médicos de hace 20 años”, criticó Rivas, al afirmar que Maradona se hizo cuatro chequeos generales entre 2019 y 2020 que incluyeron estudios cardiológicos y “en todos dijeron que estaba perfecto”. Ante la fiscalía, Luque pidió este lunes la conformación de una nueva junta médica.
Luque, principal imputado en la causa que investiga el fallecimiento de Diego Armando Maradona, presentó un escrito de más de 100 páginas, además de responder las preguntas de la Justicia. El médico neurocirujano admitió ser amigo del ídolo y también oficiar como su médico personal en algunas oportunidades.

“Lo primero que quiero manifestar es que lamento profundamente el deceso de Diego Maradona. Era mi paciente y mi amigo”, sostuvo Luque en un escrito presentado previo a responder las preguntas de los fiscales.

“Si bien la realización de la internación domiciliaria fue una sugerencia mía y de la Dra. Cosachov, yo no formaba parte de la misma, ni mucho menos estaba a cargo de la misma”, señaló Luque. En ese sentido dijo: “Carezco de la estructura, habilitación, inscripción y conocimientos para hacerlo. Lo mismo para supervisarlo”.

Luque explicó que su función específica durante la internación domiciliaria “fue el seguimiento neuroquirúrgico del paciente”. “Tanto el equipo de la internación domiciliaria, como su equipo de salud mental como yo, formábamos parte del grupo de galenos que trataba a Maradona pero no es real que la internación domiciliaria y yo hayamos formado un ‘equipo médico tratante’”.

“La realidad de los hechos, que además se desprende de la prueba producida en el expediente, es que había un grupo médico de internación domiciliaria completamente independiente y ajeno a mí, el cual contaba con médicos asignados, y no eran, tal como lo plantean los Señores Fiscales meros médicos interconsultores”, concluyó.

El médico fue el séptimo y último indagado en la causa y fue citado a las 12 en la Fiscalía General de San Isidro, en la calle Acassuso 476, donde fue acompañado por sus abogados, Julio Rivas y Mara Digiuni.

Al igual que el resto de los imputados, Luque fue indagado por “homicidio simple con dolo eventual”, un delito que prevé una pena de entre 8 y 25 años de cárcel, y que podría haber llevado a los fiscales a pedir sus detenciones, algo que no sucedió porque se conformaron con que se les prohíba su salida del país.

El equipo creado y coordinado por el fiscal general de San Isidro, John Broyad, e integrado por sus adjuntos, Patricio Ferrari y Cosme Iribarren, y por la fiscal de Benavídez, Laura Capra, eligió esa figura penal tras seis meses de investigación, en la que concluyeron que los médicos de Maradona no solo fueron deficientes, sino que se representaron la posibilidad de que el Diez podía morirse y no hicieron nada para evitarlo.

Cuando lo citaron a indagatoria, los fiscales escribieron que “Luque, en su carácter de médico de cabecera, violando las reglas del buen arte de curar a las que en definitiva despreció porque tenía pleno conocimiento de la sintomatología presentada por el paciente en el último período, evitó asistir y/o al menos propiciar la debida atención médica a Diego Armando Maradona”.

“No garantizó su debido seguimiento con controles y estudios cardiológicos, ni convocó especialistas en materia cardiovascular, hepática y renal, conforme su cuadro requería, librando su destino a su suerte”, dicen los fiscales.

Notas Relacionadas