Corrientes 16 °C
Min. 10 °CMax. 17 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/91816
Carlos Simón

autor

Columna de opinión

Un resultado que no sorprenderá

El 29 de agosto está muy cerca. Los correntinos elegiremos gobernador tras un proceso electoral tranquilo, chato, aburrido, sin mayores propuestas y sin la incertidumbre, en cuanto al resultado final, que caracterizó a la provincia a lo largo de su historia.

Es que Gustavo Valdés se encamina a consolidar su liderazgo sin mayores tropiezos. Construyó su poder en base a un principio rector: evitar conflictos políticos, anudar acuerdos amplios y evitar meterse en la discusión de los temas que pueden dañarlo.

Desde la oposición no supieron generar expectativas en lo que definen, desde lo discursivo, como un modelo diferente al que gobierna la provincia hace 20 años.

Metidos en sus laberintos internos, recién plantearon una alternativa seria cincuenta días antes de las elecciones, un tiempo muy corto para desarrollar un proyecto político con posibilidades reales de acceder al poder.

Le queda al peronismo continuar con un proceso interno y generar expectativas sólidas y creíbles a la ciudadanía. El sistema democrático lo requiere para el necesario equilibrio institucional.

Así los comicios provinciales no dejan dudas con respecto al resultado final: Gustavo Valdés será reelecto con un porcentaje y una diferencia que podrían ser históricas. Las encuestas son coincidentes.

Se generará a partir de allí un camino diferente al trazado en la primera gestión del actual mandatario: su discurso de desarrollo y modernización tendrá un rotundo apoyo electoral y amplio aval legislativo.

La Pandemia que lo acompañó la mitad de la gestión fue un condicionante válido para mostrar resultados. Paralizó al mundo. Paralizó Corrientes.

El comienzo de su segundo mandato coincidirá con un tiempo diferente.

Gustavo Valdés ya no tendrá más excusas, para avanzar en el modelo de provincia que quiere. Un modelo no solo basado en el discurso y en el marketing sino en acciones concretas y directas.

Deberá plantearse si su gabinete está preparado y con las fuerzas suficientes de acompañarlo. Hoy algunos ministros y funcionarios no siguen el ritmo ni la intensidad que el gobernador le imprime a la gestión.

Corrientes necesita salir de décadas de estancamiento.

Quedan por resolver problemas estructurales: déficit en viviendas, altos niveles de pobreza, falta de empleo entre otras cuestiones claves.

Gustavo Valdés tendrá una oportunidad histórica para poder hacerlo.