Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/92299
Carlos Bramante

autor

Columna de opinión

Seguimos agrediendo “la casa común”

Proliferan los incendios causados por el hombre. El Paraná vive una sequía histórica y la depredación no se detiene. Tomo las palabras de Francisco en su Encíclica Laudato si'. Nos invita a cuidar el lugar que compartimos. El planeta alternativo es solo una esperanza.

 “Para salvar la Casa Común necesitamos una revolución desde abajo” escribió su Santidad en el prólogo del libro “El alfabeto verde del Papa Francisco”, de la escritora italiana, Franca Giansoldati.

Un compromiso que seguiremos evadiendo sino comprendemos que cada “granito de arena” puede salvar el planeta. La semana pasada hubo varios ejemplos de nula contribución individual.

Nos horrorizamos por los koalas en Australia o los incendios del Amazonas; sin dudas, tragedias que también nos afectan, pero poco hacemos para evitar situaciones similares.

Perdemos tiempo enredados en coyunturas diarias y subestimamos los “gritos” de ayuda del planeta. Condenamos lo que otros hacen pero “olvidamos” lo que dejamos de hacer. 

Hace décadas sabemos que es un problema cultural y educativo. Por eso, propongo aumentar los contenidos sobre ecología y unificarlos en una materia desde la primaria. 

Falta fijar los conocimientos para que los niños enseñen a los adultos sin perder los hábitos adquiridos. A veces, tengo la impresión que el paso de los años borra lecciones aprendidas. Vemos a personas arrojando en la vía pública desde papeles a botellas plásticas.

La defensa del medio ambiente debe ser política de Estado. Destaco el esfuerzo de las ONG pero percibo sus limitaciones. No pueden realizar la totalidad del trabajo ambiental de los gobiernos. 

Así lo entendió Misiones creando en 1985 el Ministerio de Ecología durante un gobierno radical. Ningún cambio de signo político posterior lo eliminó del ejecutivo provincial. Los resultados son visibles para la naturaleza y el hombre. Este último, consiguió trabajo en la industria del turismo.

Ellos comprendieron hace 36 años que los organismos reguladores estaban dedicados al aprovechamiento y no al control de los recursos naturales. Al ver un cazador furtivo exhibiendo su “destreza” en redes sociales me pregunto, ¿cuántos otros no se animarán a publicarla en internet? 

Recordemos lo que sucede con el Paraná. Una bajante histórica que no podemos detener pero sí minimizar sus consecuencias. “la fauna íctica está siendo muy castigada”, dijo a La Dos, Juan Borus, referente del Instituto Nacional del Agua. 

Mientras tanto, conocíamos un procedimiento del PRIAR en Bella Vista secuestrando 200 kilos de pescado transportados ilegalmente en un Fiat Uno. Transitaban por caminos internos con destino a San Roque. 

También recuerdo a la presidenta de la Asociación de Bomberos de Santa Rosa advertir que están en “alerta máxima”. Además, Nancy Buffet puso de relieve que “cuesta mucho generar conciencia en los vecinos”.

Todos sabemos que la sequía continuará. Igual se prende fuego y sus consecuencias vimos el jueves en Ruta 12 y Maipú. Una  quema de cubiertas se descontroló y provocó la reducción de la visibilidad en una zona muy transitada.

El Jefe del Cuartel de Bomberos Voluntario de Capital informó que solo ese día sofocaron ocho incendios. Uno de ellos, ocurrió en un descampado cercano a una estación de servicio ubicada en Iberá y Paysandú. 

Además, subrayo las palabras de Daniel Bertorello al decir que “en el 99 por ciento de los incendios está involucrado el ser humano”. La reclamada empatía sigue ausente. 

Los ejemplos muestran nuestro comportamiento descuidado y temerario. No advertimos el sufrimiento de quienes padecen alergias o problemas respiratorios agravados por inhalar humo tóxico.

Dentro de las Políticas de Estado hay que incluir la preservación de lugares exclusivos de la naturaleza. Por ejemplo, las zonas ribereñas donde se construyen casas que terminan inundadas.

También me llama la atención lo que sucede en Santa Ana y sus alrededores. Se edifican viviendas, previo relleno, en lagunas y espejos de agua “desaparecidos” por la sequía. ¿Qué ocurrirá si vuelven los diluvios de hace cuatro años?

Destaco los trabajos de canalización realizados por la provincia pero recuerdo el conocimiento transmitido por especialistas. Ellos, sostienen que la naturaleza vuelve a ocupar su lugar y cualquier alteración tiene consecuencias para el hombre.

También remarco las medidas adoptadas por el municipio de Capital. A la habitual recolección de basura se sumaron el “Punto Verde” destinado al acopio diferenciado de residuos y el “Eco-Trueque” que canjea botellas plásticas por saldo en la tarjeta Sube.

Pongamos en práctica cada enseñanza recordando las palabras de Francisco durante el 50º Día Mundial de la Tierra. Es una “oportunidad para renovar nuestro compromiso de amar nuestra Casa Común y de cuidarla”, dijo el Papa.

Temas en esta nota

Opinión Carlos Bramante
Notas Relacionadas