Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/93207
Carlos Simón

autor

Columna de opinión

Valdés ante una oportunidad histórica

El resultado era previsible. La contundencia de la victoria de Gustavo Valdés era esperada. Cuatro años de una gestión sin oposición. Sin conflictos de importancia. En paz y con mucha tranquilidad.

Un escenario donde todo estaba preparado para la continuidad de un gobierno que marcó una forma de gobernar diferente en cuanto a los modos al modelo Colombi. 

Valdés tuvo aciertos importantes, pero también fue ayudado por un peronismo que se debatió en sus propios laberintos del que le costó salir. Cuando salió ya era tarde. Faltaba muy poco para las elecciones y el intento de plantear un modelo distinto al que impera hace veinte años en la provincia no prosperó.

En un mes la oposición intentó transitar el camino que olvidó durante cuatro años.

La conclusión era muy obvia. 

·      La gente respaldó a quien siempre llevó la iniciativa política, con una gestión de tranquilidad económica y de paz social.

Ningún pueblo va a cambiar por la oposición sino encuentra en la misma un modelo que sepa cautivar, seducir.

Valdés, basado en una gestión y en un marketing adecuado, marcó claramente el camino e instaló la idea de un futuro mejor mas allá de un presente con índices de pobreza alarmantes.

Cuando llegó al poder en el 2017 lo hizo por el dedo de Ricardo Colombi. Supo forjar desde allí un esquema y construcción de poder sin pausa. Tuvo claridad para anticiparse a probables escenarios complicados y visión para surfear la Pandemia con la decisión de construir el Hospital de Campaña, su principal obra. 

Ahora los desafíos serán mayores. Deberá atacar problemas estructurales y sistémico de Corrientes que llevan a índices desfavorables en todos los aspectos.

El histórico apoyo popular le genera mayor responsabilidad y expectativas. La provincia tiene demasiadas asignaturas pendientes y entre ellas una marcada desigualdad socio-económica con la pobreza como principal debe.

El respaldo puede ser efímero. La elección popular siempre es transitoria y puede diluirse en poco tiempo. 

Gustavo Valdés tiene una oportunidad histórica para convertirse en el gobernador distinto, desarrollista, modernista, inclusivo y federal que pregona y que Corrientes necesita.

Notas Relacionadas