Corrientes 22 °C
Min. 18 °CMax. 27 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/93491
LAMENTABLE video

Un hombre generó indignación tras compartir un video golpeando y matando a un perezoso

Posó orgulloso mientras golpeaba al animal ya muerto. Quería venderlo, pero ahora está siendo investigado y buscado por crueldad animal.

Que el ser humano es un animal mucho más salvaje que algunas de aquellas especies a quienes se las identifica popularmente como “animales salvajes” es una afirmación que ha quedado en evidencia en reiteradas oportunidades. No siempre, no en todos los casos y -afortunadamente- en la minoría de las ocasiones, pero hay ejemplos de sobra que sirven para confirmar esta triste realidad. El cruel caso de Segundo S no hace más que sumar un ejemplo de estos episodios.

Este hombre ecuatoriano se convirtió infelizmente en noticia hace ya unos días al protagonizar un violento video en el que se lo ve golpeando y asesinando a un simpático oso perezoso. El agregado, y que hace más indignante la secuencia, es que el animalito no estaba poniendo en riesgo al asesino, sino que se filmó matándolo solamente por placer y para vender el cadáver, ya sea como trofeo o por su piel.

Repudio
El sensible video fue compartido en Facebook por el propio asesino. Durante 50 segundos se lo ve golpeando violentamente al indefenso perezoso, quien -incluso- intenta aferrarse a un tronco como si rogara que el sufrimiento llegue a su fin cuanto antes. En las redes sociales este video generó un fuerte rechazo, así como también cosechó multitudinarias críticas centradas en el cruel protagonista.

La víctima es un oso perezoso de dos dedos y el escenario de este episodio es Ecuador, más precisamente la zona de Morona de Santiago. Incluso en el video, Segundo S. (tal como ha sido identificado por el momento el asesino y quien está siendo investigado), pareciera posar orgulloso y disfrutar de su inhumano acto.

 Investigación
La viralización del video y la claridad con que se distingue a su protagonista permitió que el ciudadano sea identificado prácticamente en el acto. Sobre él se abrió una investigación por crueldad animal, impulsada por el Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica (MAATE) ecuatoriano.

Y aunque no fue detenido por el momento, pesa sobre él un pedido de captura y podría ser condenado a una pena de entre uno y tres años de prisión.

Temas en esta nota

perezosoMaltrato animal