Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/94387
Carlos Bramante

autor

Columna de opinión

Deben ser nuestra voz en el Congreso

Este domingo elegimos candidatos a Diputados y Senadores Nacionales. Elecciones P.A.S.O. que no logran demostrar su utilidad. Corrientes necesita legisladores que representen su idiosincrasia. No pueden quedarse silenciados o atrapados por mayorías políticas.

Las ganas no sobran al tratarse de una elección Primaria, Abierta, Simultánea y Obligatoria (P.A.S.O.) que no cumple con el objetivo para el cual fue creada. El menú que nos ofrecen carece de variedad en casi todos los frentes electorales. De todas formas, entendemos que se trata de una ocasión para ejercitar la gimnasia electoral y agudizar nuestra capacidad de elegir.

Es una oportunidad de la democracia para expresar adhesiones y disidencias con las políticas practicadas en nuestro país. Y es importante que, si nos proclamamos demócratas, primero aprendamos a respetar la voluntad de la mayoría.

 Un domingo de elecciones sirve para acompañar o torcer el rumbo de los gobiernos de turno.  Hoy, también necesitamos prestar atención a las cualidades de nuestros futuros representantes nacionales.

Podemos realizar innumerables marchas llenas de consignas a favor o en contra de un gobierno. De todas formas, el momento de decidir el rumbo preferido es cuando las urnas nos convocan a reflexionar y elegir a nuestros candidatos.

No descarto la protesta como advertencia ante necesidades insatisfechas pero las repruebo como método para acelerar periodos democráticos.  Dirigente y dirigidos debemos aprender a respetar los tiempos de la democracia. De lo contrario, sobrevolará el “fantasma”  de la inestabilidad institucional que tanto daño provocó al país.

Más allá del contexto nacional de las elecciones de este domingo debemos ser conscientes que elegimos nuestras voces en el Congreso de la Nación. Uno de los poderes del gobierno federal al que la población percibe alejado de sus problemas reales. 

En realidad, su rol es fundamental para definir el marco normativo que nos organiza como pueblo y sociedad. Se necesitan códigos y leyes nacionales para el funcionamiento de servicios básicos en cada rincón de la Argentina.

Solo recordemos la gravedad y consecuencias de la inseguridad. La persecución eficaz de la delincuencia depende, en primera instancia, de las normas sancionadas por Diputados y Senadores Nacionales. Solo así podremos pedir más eficiencia al resto de los poderes.

Los elegidos deben ser la voz de los correntinos y del gobierno de Corrientes para defender y promocionar a la provincia. Se necesita legisladores que participen activamente de las sesiones del Congreso y no queden atrapados por las estructuras partidarias.

Su voz tiene que escucharse fuerte y no alojarse en la “zona de confort” que los transforme en ilustres desconocidos entre los correntinos. La provincia tiene diez legisladores nacionales, si realizamos una encuesta, nos encontraríamos con un elevado porcentaje de desconocimiento sobre quienes ocupan esas bancas.

Ser legislador Nacional no es un premio ni una beca para los dirigentes. Deben asumir un rol dinámico, de lo contrario, solo van a encabezar los rankings de publicaciones especializadas que permiten conocer a los que menos asisten y participan de las sesiones. Corrientes tiene sus ejemplos y no es necesarios repetirlos ni imitarlos.

Otro párrafo merecen los proyectos presentados por nuestros representantes. No hacen falta hábiles “levantamanos” sino generadores de iniciativas. Tampoco los queremos egoístas porque serán parte de un ámbito que requiere consenso.

 Hacen falta legisladores que traspasen las barreras partidarias y geopolíticas. Precisan  interactuar con pares de otras provincias y, más aún, ejerciendo su función a lo largo y a lo ancho de la nuestra. Pueden generar mesas de debate que le acerquen al pensamiento de la población y volcarlo en iniciativas que resuelvan las necesidades de la comunidad.

Los legisladores por Corrientes tienen que dejar de lado las diferencias políticas y escuchar con más atención a todos los correntinos. Necesitan desprenderse de los bloque partidarios nacionales y representar con énfasis la idiosincrasia de la provincia.

Deben promocionar nuestras bondades y ser gestores de la confianza que demandan los inversores. Conviértanse en “embajadores” de Corrientes en cada lugar al que vayan o sean invitados. No se acostumbren a la comodidad de las bancas y lleven la cálida invitación que proponemos todos los correntinos.

El legislador nacional debe comprender que su rol no termina en la redacción de proyectos o con su presencia en las sesiones. Debe ser conscientes que se les confía la Marca Corrientes y son elegidos para defenderla y potenciarla.

De lo contrario, su imagen se convertirá en memes volcados a las redes sociales. Si eso ocurre, déjenme pedirles que no se enojen cuando la sociedad les cuestione “la dieta” que perciben y otros lujos negados a la mayoría de la población.

Notas Relacionadas