Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/94753
Detalles del informe en The Lancet

Expertos aseguran que no es necesaria una tercera dosis de vacuna contra el coronavirus

Afirman que hay que evitar sacar conclusiones sobre estudios preliminares posiblemente afectados por “informes confusos y selectivos”.

Un estudio publicado en The Lancet que recopila y analiza los ensayos clínicos y trabajos de campo realizados hasta ahora sobre la vacuna, concluye que los esquemas vigentes son efectivos para prevenir los síntomas graves del Covid, pero no hay pruebas que requieran la urgencia para poner una dosis de refuerzo a la población general.

Los 18 autores que firman el documento incluyen al doctor Philip Krause y a la doctora Marion Gruber, científicos de la Administración de Medicamentos y Alimentos de la agencia del Gobierno de los Estados Unidos (FDA) que anunciaron el mes pasado que dejarían la agencia, al menos en parte porque no estaban de acuerdo con el impulso de la administración de Biden antes de que los científicos federales pudieran revisar la evidencia y hacer recomendaciones.

Entre los autores figuran también expertos de la Organización Mundial de la Salud, que pidieron a los países que retrasen los planes de refuerzo amplios, ya que muchos todavía sufren de falta de suministro de vacunas frente a los brotes impulsados por la variante Delta altamente transmisible.

"Incluso en poblaciones con altas tasas de vacunación, los no vacunados siguen siendo la principal causa de contagios”, escribieron los científicos en la revista especializada. El estudio refleja el intenso debate entre los expertos sobre quién y cuándo se necesitan las vacunas de refuerzo, una decisión que eventualmente tendrán que tomar las autoridades sanitarias de cada país.

El gobierno de Biden en EE.UU. propuso administrar refuerzos de vacunas ocho meses después de las inyecciones iniciales. Pero muchos científicos se opusieron al plan, diciendo que las vacunas continúan protegiendo poderosamente contra enfermedades graves y hospitalizaciones. Un comité de asesores de la FDA está programando reunirse este viernes para revisar los datos.

“Siempre es un error fundamental de procedimiento hacer un anuncio científico antes que las agencias de salud pública hayan actuado, y eso es precisamente lo que ocurrió aquí”, declaró Gostin, abogado y experto en temas de salud pública.

Aunque los beneficios de la vacunación primaria contra el COVID-19 superan claramente los riesgos, podría haber inconvenientes si los refuerzos se introducen demasiado pronto o con demasiada frecuencia.

“Se necesitará un escrutinio cuidadoso y público de los datos en evolución para garantizar que las decisiones sobre el impulso estén informadas por la ciencia confiable más que por la política”, escribieron los autores, y agregaron en parte: “El impulso generalizado debe llevarse a cabo solo si hay evidencia clara de que es apropiado”.

Gruber, Krause y otros autores instaron a la precaución sobre sacar conclusiones acerca de la eficacia de la vacuna de refuerzo a partir de estudios observacionales preliminares posiblemente afectados por “informes confusos y selectivos” para informar su lanzamiento en el país. En cambio, el suministro de vacunas debería asignarse a las poblaciones no vacunadas para reducir mejor el riesgo de enfermedades graves y variantes emergentes, dijeron.

Temas en esta nota

Coronavirus The Lancet
Notas Relacionadas