Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/95163
Carlos Simón

autor

La Tormenta Perfecta

Una Crisis Que Debilita Al Presidente

Las PASO pusieron en evidencia la formidable crisis de poder que hoy vive la Argentina.

Transparentaron diferencias notorias, ahora públicas, sobre formas y modos de gobernar.

La crisis interna en el gobierno nacional estalló.

Las heridas parecen ser profundas, reales, lejos de una puesta en escena. 

Causales que llevaron al peronismo a una derrota histórica

Estamos en presencia de un contundente voto castigo.

El mismo que se aplicó en el 2015 a Cristina, el que se profundizó en el 2019 con Mauricio Macri y el mismo que terminó de consolidarse en estas elecciones con Alberto Fernández.

Claramente no se trató de un voto esperanzador de cambio. Fue una explosión de hartazgo. De Cansancio. De Basta

Ahora bien. ¿El voto castigo a que obedeció?

Sin dudas al descontento, que se dio por varios motivos: la pandemia, el cierre de escuelas, que desbarató a muchas familias, foto en Olivos de Fabiola marcando los privilegios gobernantes, declaraciones desafortunadas fuera de todo marketing político de Tolosa Paz, Alberto opinando de casi de todo, la imagen negativa de Cristina y la creencia mayoritaria de su incidencia en el Gobierno.

.....

Pero más allá de las causales enumeradas, el principal motivo seguirá siendo el económico.

Un país que no arranca. Que profundiza su crisis y que no encuentra solución a ninguno de sus problemas estructurales.

Los planes no alcanzan para paliar el descontento, creciendo la sensación de una realidad que agobia y golpea duramente a todos los sectores.

Los sueldos promedios no permiten a la mayoría de los argentinos hacer frente a las necesidades de sus hogares.

Ante la falta de un escenario previsible, se hace cada vez más difícil elaborar proyecciones económicas personales, familiares y/o empresariales que puedan sostenerse en el tiempo.

Mes a mes la inflación destruye expectativas generando decepción. Así es imposible.

La esperanza se transforma en decepción y en descontento.

La dirigencia política argentina no encuentra o no quiere encontrar- defendiendo sus privilegios- la forma ni el camino.

Parecieran no entender que el problema estructural es económico. Que la inflación destruye cualquier plan de vida a excepción de los que se enriquecen, directa o indirectamente, con dinero del Estado.

No se trata de una cuestión ideológica. No se trata de derecha, ni de izquierda.

Hasta allí todo bien. Es un análisis previsible de un resultado adverso para un gobierno en tiempos de pandemia y de inflación.
.....

Terremoto político. ¿Comienzo del fin de un ciclo?

Pero de pronto una derrota histórica del peronismo devino en un sismo desatado por una crisis interna con ribetes de un verdadero sainete criollo.

Hoy el Gobierno además de la cuestión económica tiene una tormenta política, “la tormenta es perfecta”.

Y surge la pregunta ¿Asistimos al comienzo del fin de ciclo del kirchnerismo como expectativa real de poder?

Cristina logró en 48 horas, lo que sus adversarios políticos no pudieron lograr en más de dos décadas: esmerilar su poder en una porción del electorado que le había permitido estar expectante y que el macrismo, con su pésima gestión, había mantenido en pie.

Su paso en falso de esta semana, de aprietes y amenazas al presidente, que ella mismo eligió, se transformó en un “boomerang”.

La crisis tendrá un alto costo, la ex presidenta, con su actitud, generó rechazo en un sector que, sin ser su “núcleo duro”, simpatizaba con algunas de sus políticas.

La asonada contra Alberto genera mayor zozobra en una sociedad cargada de incertidumbre y de dudas

El cambio de varios de los ministros aparece como una victoria de CRISTINA, dejando un presidente debilitado. 

Pero el costo más importante se paga hacia afuera, hacia la sociedad.

Quizás sea el comienzo de fin de ciclo del kirchnerismo, no del peronismo, que ha tenido enfrentamientos y batallas más duras a lo largo de su historia. Siempre salió fortalecido.

La oposición, hoy expectante, tiene en sus manos una oportunidad para diferenciarse y sacar ventaja. El camino lo tiene allanado.

La sociedad asiste, absorta, a un episodio más de los desencuentros políticos internos del peronismo.

La dirigencia política debe empezar a solucionar los problemas estructurales que nos llevaron a índices de pobreza que duelen y dan vergüenza.

Es hora de que todos, sin excepción, se hagan cargo.

Temas en esta nota

Opinión Carlos Simón PASO 2021
Notas Relacionadas