Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/97121
Mariano Iturriaga

Autor

SOMOS UN MBOYERE

Somos diversidad cultural  con sus diversas lenguas y costumbres. Mezcla de razas y saberes tejiendo una misma historia. Convivimos con respeto, nos integramos, y es paradójico, pero tanta diversidad también nos hace un país único.

¿Cuantas Argentinas somos? La del norte, andina, con sus casas de piedra, su Pachamama, sus carnavalitos, su chaya, su camino real. La del sur, con la cueca, los valles nevados, los glaciares, las historias de marinos, allá donde se unen ambos océanos. Puede resultar difícil establecer quienes somos para quien nos visita. Somos el "che", el "sho", el "io", el "yo". Si, todos esos, que somos uno, con formas de hablar y tonadas distintas. Es que en este país, el octavo más grande del mundo, cada región se influenció a la vez por sus vecinos, desde el tiempo en que las fronteras no estaban tan marcadas, y mezclamos costumbres, sin mapa en la mano.

Geografía de esteros, bañados, montes, y también de andes,  mares, selvas y bosques. Cada paisaje con una música que lo pinta. Tango, zamba, vidala, chacarera, chamarrita, malambo, carnavalito, chamamé , lista interminable. Somos diversidad cultural, donde conversan distintas expresiones, se integran y se nutren unas de otras. Mate o café, vino o fernet. Uno que hace hablar, otro que enchamiga,  que hasta en silencio acompaña. Nos gusta juntarnos, reunirnos, vernos. Cualquier bebida nos une, al fogón, la bailanta, la peña, bajo el árbol del patio o en el bar de la esquina, ese que no falta en cualquier pueblo del país, donde son todos bienvenidos.

Humita, locro, llama, en el norte. Centolla, cordero, trucha, en el sur. En el medio, infinidad de platos. En un país tan grande y con tan variada geografía, la tierra da diferentes sabores a quien la habita. Y lo típico del noreste puede ser totalmente atípico en el suroeste. Pero seguimos siendo Argentina. Y aparecen las empanadas, que abarcan toda nuestra geografía, o el típico asado, esa ceremonia para celebrar un encuentro que puede perdurar horas. Lo importante termina siendo la "juntada", más allá de que comemos. Así somos, mezcla de razas, con sus saberes, aportando cada uno un poquito de su lugar de origen, intentando recrear tal vez la tierra madre, como para no extrañarla tanto tal vez. Y esa tierra fue abonando la nuestra. Se fueron mezclando con los nativos, fusionando, música, tradiciones, y dando forma a lo que hoy somos.

Somos el que resistimos al conquistador, pero después abrimos las puertas a todos los que quieran venir a habitar este suelo. Somos el que espera el próximo micro en la terminal de un pueblo escondido del norte, y también el que espera en el puerto aéreo mirando al norte. Por acá, somos esa mezcla de buen castellano con algo de guaraní, lejos del Rio de la Plata, cerca del cielo infinito. Somos esa historia que aprendimos en los libros, como la del correntino que cruzo los Andes, y también esas otras historias que no figuran en los libros, contadas por las abuelas.

¿Cómo describirnos entonces? Cualquier foto es poco para entender, somos una película completa, escrita entre todos. Somos esa mezcla, como si de una receta se tratara, que tiene ingredientes básicos, pero que  lleva un montón de aderezos, y que, siempre deja espacio para agregar algo. Mezcla, misteriosa y apasionante. Diversidad cultural. Con respeto, somos un mboyeré.

Notas Relacionadas