Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/97124
Recorrida

Juez de Mocoretá se trasladó hasta Juan Pujol para garantizar el acceso a justicia

Con autorización del STJ, el doctor Luis Jorge Podestá viajó hasta esa localidad para extender el servicio de justicia. Es así que se logró que un joven de 20 años inicie los trámites para acceder a su primer DNI; que progenitores acuerden por cuestiones vinculadas con su hijo menor de edad en común -cuidado personal, cuota alimentaria y régimen de visitas- y que un abuelo tramite la delegación del ejercicio de la responsabilidad parental de su nieta menor de edad, de la cual se hace cargo de hecho, pero por quien no percibe beneficio social alguno -encontrándose desocupado-.


El Superior Tribunal de Justicia, mediante Acuerdo de Ministros N°22/21 autorizó al Juez de Paz de Mocoretá a trasladarse hasta la localidad de Juan Pujol, distante a 38 kilómetros, para garantizar el acceso a justicia a los aproximadamente 3 mil pobladores de esa localidad.

El pedido para concretar una Justicia Itinerante lo realizó el titular del juzgado, doctor Luis J. Podestá quien solicitó al ministro Supervisor de la Justicia de Paz, doctor Fernando Augusto Niz la posibilidad de materializar el traslado.

El doctor Podestá consideró insoslayable este tipo de acciones para lograr una tutela efectiva de los derechos y planea viajar una vez por mes para atender los casos que se presenten en el lugar.

“Durante la primera experiencia de trabajo, muchos pobladores llegaron sin zapatos. Para esas personas es imposible trasladarse hasta Monte Caseros donde le correspondería realizar sus trámites”, explicó el magistrado.

La defensoría de Monte Caseros dista a 44 kilómetros de Juan Pujol.

“Es muy importante garantizar el acceso a justicia, pero fundamentalmente es primordial la capacitación, por eso llevamos adelante muchas actividades en este sentido, ya que: derechos que no se conocen, derechos que no se ejercen”, manifestó el doctor Podestá.

Casos tratados

El miércoles 6 de octubre se concretó el primer traslado del equipo de trabajo de Mocoretá formado por el juez de Paz, Luis Jorge Podestá; la secretaria Gabriela Chigre, y los señores Marcos Viganó Ricau; Luciana Dellorto y la facilitadora judicial, Karina Roy fueron recibidos por autoridades y referentes de Juan Pujol.

Durante esta primera experiencia resolvieron un caso, iniciaron los trámites para otro y comenzaron el proceso de recolección de datos para la inscripción tardía de nacimiento.

“Fue muy satisfactorio para todo el equipo que se puedan dar respuestas concretas a quienes se acercaron a la biblioteca”, aseveró Podestá, quien luego comentó sobre cada uno de los casos que fueron planteados en esta oportunidad.

En este contexto, señaló que en menos de una hora lograron que una expareja resolviera una controversia que podría extenderse por dos o tres años. “Acordaron quién tiene la tenencia de los niños, las cuotas alimentarias y hasta un régimen de visitas”, precisó el juez.

Otro pedido que recibieron correspondió a un abuelo que si bien en los hechos hace tiempo estaba a cargo de su nieta, legalmente no tenía reconocida esa delegación del ejercicio de la responsabilidad parental. Un caso en el que también lograron avanzar.

Importancia de la Justicia Itinerante

“La situación que nos impactó a todos y que terminó de probar la importancia de poder aplicar el Juzgado de Paz itinerante es la que planteó un joven de 20 años que vive en Juan Pujol, pero que sería oriundo de Concordia (Entre Ríos). Concurrió por una inscripción tardía de nacimiento, es decir, no tiene un DNI. Y si bien nosotros podíamos verlo, lo cierto es que él no existe ante el Estado o las instituciones”, contó Podestá a República de Corrientes.

Tras lo cual recordó que “esto significa que el joven no puede acceder ni siquiera a derechos básicos tales como la salud, la educación y un trabajo en condiciones dignas”. Sin embargo -afirmó- que “ahora iniciamos las tareas para recolectar tanto los datos como los documentos necesarios para que él pueda obtener por primera vez su documento nacional de identidad”.

Podestá aclaró que el trámite demanda una serie de pasos y requisitos que están establecidos en la legislación vigente. No obstante, insistió en la importancia del comienzo de las gestiones sin necesidad de que el joven deba trasladarse hasta Monte Caseros.

Rememoró en este punto antecedentes favorables registrados en los últimos siete años en el Juzgado de Paz de Mocoretá: “Desde que estoy acá logramos que dos personas obtuvieran su DNI a través de la inscripción tardía de nacimiento. Y, actualmente estamos tramitando otro”.

Recorridas y otras actividades

Luego de atender cada una de las consultas antes mencionadas, el equipo del Juzgado de Paz itinerante también dialogó con docentes y alumnos, tanto del nivel primario como del secundario. Mientras que Roy brindó detalles de cómo funciona el programa de facilitadores judiciales de la OEA (Organización de los Estados Americanos).

“En principio, el Juzgado de Paz itinerante de Mocoretá volverá a atender en la biblioteca de la localidad vecina, el miércoles 3 de noviembre de 16 a 19”, adelantó Podestá. Al mismo tiempo acotó que en el resto de las jornadas -por casos judiciales- los pobladores de Juan Pujol deben ir a Monte Caseros porque ellos están dentro de esa jurisdicción judicial.

Por último, el juez señaló que además de los servicios que brindaron durante la primera jornada, están disponibles otros tales como: certificación de firmas, autentificación de copias de documentos, medidas de protección de personas en casos de violencia de género o en situaciones de vulnerabilidad social y asesoramiento jurídico sobre diversos temas.

Temas en esta nota

Justicia Mocoreta Juan Pujol
Notas Relacionadas