Corrientes 21 °C
Min. 16 °CMax. 26 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/99036

Copa Argentina: Boca Juniors le ganó a Argentinos y es el primer finalista

Luis Vázquez anotó el gol en el inicio del segundo tiempo, tras una pelota parada. El Bicho tuvo las mejores chances, pero Agustín Rossi evitó la caída de su valla. El partido se jugó en el Malvinas Argentinas de Mendoza y tuvo un buen arbitraje de Fernando Echenique.-

Boca Juniors dio un nuevo paso detrás del gran objetivo que le queda en el 2021: venció 1-0 a Argentinos en Mendoza y se convirtió en finalista de la Copa Argentina, que además de otorgar un título, le ofrece al campeón una plaza para la próxima Copa Libertadores. Luis Vázquez, a los 10 minutos del segundo tiempo, anotó el tanto decisivo para un Xeneize que no brilló, necesitó de un Agustín Rossi figura, pero fue contundente.

Los primeros compases de la segunda parte ofrecieron la imagen más angustiante de Boca. Que pudo verse abajo en el marcador en el mano a mano de Carabajal (que aprovechó un error en la salida), pero el balón dio en el palo. Los de la ribera no podían salir ni encontraban la pelota. Pero, primero, Almendra halló a Pavón en un balón largo y el centro al medio no terminó en la red porque un defensor se anticipó a Luis Vázquez. Y a los 10′, casi inmediatamente, el atacante conectó un tiro libre de Villa y le dio la tranquilidad al Xeneize.

5 minutos después, Reniero, tras una corrida frenética, casi pone el 1-1, pero lo impidió Agustín Rossi. El delantero ex Racing y San Lorenzo, además, fue el protagonista de la gran polémica de la noche. A los 22 minutos, el punta gritó tras asistencia de Ávalos, pero el árbitro Fernando Echenique lo anuló a instancias de su asistente Facundo Rodríguez. Todo el banco del Bicho se le fue encima al juez principal luego de observar la jugada en la tablet (Gabriel Milito fue expulsado). Sin embargo, una situación curiosa le dio la razón a la terna arbitral: luego de que un jugador de Argentinos metiera el balón en el área, Reniero pifió y fue ahí que derivó en Ávalos, quien volvía del offside. Si hubiera rozado al menos el Príncipe, todo hubiera quedado convalidado.

A partir de la solidez defensiva, luego el Xeneize casi no penó. Nuevamente Rossi, ante un remate de Florentín, le bajó la persiana al arco y a la llave. Boca venía de dos derrotas seguidas en las que no mostró una buena versión en el campo de juego.

Fuente: www,infobae.com.-