Corrientes 27 °C
Min. 24 °CMax. 37 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/109206
Pesca ilegal en Corrientes

Nuevo apriete en el río Paraná: paraguayos echan a lancha de Recursos Naturales para evitar controles en aguas argentinas

Ocurrió en Yahapé, donde embarcaciones del vecino país atropellan a los agentes que trabajan junto a Prefectura custodiando un cardumen de surubíes. En el lugar, además, se encuentra el conocido barco hotel brasileño Perola, que sería abastecido de pescado por guías paraguayos. 

Una historia de nunca acabar en la zona del río Paraná compartida entre Argentina y Paraguay. Nuevamente ciudadanos del vecino país pescan ilegalmente y se resisten a los controles de Prefectura Naval Argentina y de Recursos Naturales, transgrediendo aguas nacionales e intimidando en manada a los agentes.

Esta vez el apriete se dio en la zona de Yahapé, donde desde hace varias semanas se haya un cardumen de surubíes, blanco de seudo pescadores deportivos paraguayos y brasileños que no respetan la devolución y sacrifican cada pescado que suben a sus lanchas.

Un video registrado por una embarcación argentina muestra cómo en grupos las lanchas paraguayas atropellan a la embarcación de la Dirección de Recursos Naturales, abocada al control de la pesca en esa zona del Alto Paraná.

MIRA TAMBIEN: Paraguayos aprietan a Prefectura para que libere a una lancha amiga 

Además, el hecho se dio con el aditivo de que en la zona se encuentra el barco hotel Perola, una nave brasileña que ofrece servicio de pesca a lo largo del río Paraná y que cuenta con embarcaciones propias que abastecerían de pescado a los turistas y a la tripulación. 

Debido a que en la margen argentina del río Paraná el sacrificio de especies está prohibido, el barco se recuesta sobre el lado paraguayo, donde los controles son inexistentes y se permite la matanza indiscriminada.

Precisamente un posteo en Facebook de dicha empresa muestra como ubicación Cerrito, localidad paraguaya vecina a Yahapé.

Fuentes de la Dirección de Recursos Naturales y PNA no ocultaron su malestar por la falta de respeto y atropello a los agentes, una cuestión de nunca acabar con las autoridades consulares de ambos países brillando por su ausencia.