Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/28114

Inflación: Remarcación generalizada de precios

El desborde cambiario paralizó el movimiento comercial por el freno en los despachos. En muchos sectores no había precios de referencia. El presidente en conferencia de prensa no se refirió al asunto.

Las grandes empresas de consumo masivo frenaron las entregas a mayoristas y supermercados o ya enviaron nuevas listas de precios con subas escalonadas del 20 por ciento. Harinas y derivados, aceites, artículos de limpieza e higiene personal aumentaron los precios, aunque en las góndolas todavía no se siente plenamente. “Es muy difícil pero es así, no se puede remarcar el precio en la cara a la gente, tampoco es posible subir todos los precios que hay en exhibición, no hay tiempo físico”. Ese clima se vive en un autoservicio mayorista.

Los supermercados también están en pie de guerra contra la industria porque les aumentaron los precios de las entregas que ya se habían pactado. Todo recaerá, más temprano que tarde, sobre el castigado poder adquisitivo del salario. En otros rubros hay una paralización total de actividades, desde los despachos de acero hasta ventas de resmas de papel en los kioskos, pasando por aumentos “de todo” en mercerías y ferreterías en un 20 por ciento a la suspensión de las ventas de autos en concesionarias.

El abismo financiero y cambiario al que viene empujando desde hace casi cuatro años el gobierno de Mauricio Macri a la Argentina se precipitó este lunes, con otro fuerte salto del dólar y derrumbe en el precio de los activos financieros. Pero además, la economía “real” entró en estado de shock: salvo los grandes jugadores que ya se adelantaron y enviaron aumentos, todo el resto frenó toda su actividad a la espera de que la situación se despeje.