Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/29950

"Cuando salga de la cárcel te voy a hacer el amor": Acosó por WhatsApp durante 6 años a una abogada

Romina S., de Río Tercero, sufrió el ataque constante de Fernando Del Valle Sarmiento, detenido en la cárcel cordobesa de Bouwer tras una condena por robo. El documento de su elevación a juicio: más de cien páginas de tormentos.

Romina S. salió de los tribunales de Río Tercero en Córdoba cuando terminó la audiencia a la que había asistido. Estaba cansada tras una jornada que había comenzado muy temprano, un día de invierno de 2013. La abogada de 35 añoshabía convenido que se encontraría a unas cuadras con su marido.

Luego de caminar por unos minutos se dio cuenta de que se había quedado sin batería en su teléfono y que no podría coordinar con su pareja el punto de encuentro. La prominente panza de su embarazo de casi 7 meses le dificultaba volver hasta los tribunales. Por eso, Romina decidió buscar ayuda en la calle. Era la hora de la siesta y la calle estaba desierta. Caminó algunos metros más y observó una casa que estaba en construcción. Se acercó y se encontró con un albañil al que le contó la situación. El hombre la observó y le permitió usar el teléfono de la vivienda que arreglaba.

La abogada llamó a su marido y quedaron en que la pasaría a buscar con el auto a metros de la construcción. Le dijo que en 10 minutos llegaría, que lo esperara en ese lugar. En el ínterin se quedó conversando con el obrero que la había socorrido. Le contó su profesión y el hombre aprovechó para comentarle que estaba con algunos problemas judiciales y le pidió su teléfono para contratarla. La mujer, sin pensarlo demasiado, se lo dio. Un rato más tarde llegó su pareja y la abogada se fue.

Romina ni siquiera imaginó, que ese momento en el que accedió a darle su número al amable y generoso trabajador de la construcción iba a arruinarle la vida. Lo que seguirían serían años de acoso de todo tipo por parte de ese albañil llamado Fernando del Valle Sarmiento, de 34 años. Cientos de llamados, constantes e imparables, mensajes de voz y de texto no solo a ella sino también a sus padres, sus abuelos, su pareja, sus amigas, sus compañeras de trabajo y hasta sus ex novios, contactos a celulares y teléfonos fijos.

El acoso forzó a Romina a cambiar de número decenas de veces, modificar sus costumbres, dar de baja los teléfonos de toda su familia, cerrar sus redes sociales, hacia un pozo de angustia y depresión. Los mensajes pasaron de ser invitaciones a salir a repugnantes promesas y amenazas que llegaban a los distintos teléfonos que Romina cambiaba y que, de alguna manera, el hombre conseguía. "Te voy a comer entera. Te voy a comer toda. Te voy a lamer entera. Te voy a hacer de todo. Te voy a hacer el amor. Me vas a dejar que te haga el amor. Te voy a chupar todo. Entera. Ya nos vamos a encontrar y vas a ser mía", fue una de esas promesas. La chance de sufrir un ataque sexual parecía obvia. 

Hoy, Del Valle Sarmiento, preso en el penal cordobés de Bouwer, cuyo caso fue adelantado por La Voz del Interior, enfrenta a la Justicia por este acoso cruel y sistemático contra la abogada que lo denunció en 2017: el fiscal Alejandro Carballo lo elevó a juicio por los delitos de coacción reiterada y desobediencia a la autoridad. La Justicia de su provincia lo condenó semanas atrás.

Notas Relacionadas