Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/34950
El escenario que recibe el nuevo presidente

Alberto deberá parecerse más a Néstor que a Cristina

Por Agustín Kozak Grassini*

CFK será vicepresidenta, pero Alberto deberá tomar el ejemplo de Néstor. Pocas variables económicas resultan favorable a Cristina cuando se lo compara con la administración de su esposo. De hecho, contribuyó a diezmar las bases de sustentación que tanto rédito le dio al primer kirchnerismo.

El crecimiento del país se vino deprimiendo desde 2004. En este aspecto, el mandato de cada presidente fue peor al de su predecesor. Durante la administración de NK la tasa de crecimiento real promedio anual fue del 7%, Mauricio Macri se irá con una depresión del -1% anual.

Alberto dice bien que "prender" la economía implica reactivar el consumo, porque es el principal componente del Producto Bruto Interno (PBI).

Sin embargo deberá advertir que esa estrategia es insostenible en el largo plazo si no se recuperan componentes vitales como las inversiones y las exportaciones (en especial las no tradicionales).

kozak.png

El saldo de la Cuenta Corriente (CC); que básicamente capta la diferencia entre lo que vendemos y compramos (bienes y servicios) del resto de mundo, y la retribución neta a los factores (capital y trabajo) que alquilamos de ellos; se fue deteriorándo progresivamente desde Néstor a Mauricio;

Durante el primer y segundo mandato de CFK el tipo de cambio real (básicamente el precio que nos vincula al mundo) se fue atrasando a un ritmo vertiginoso. En consecuencia Argentina, rápidamente, se torno cara para producir, fundamentalmente en aquellas actividades para las que no estamos "naturalmente" dotados.

Desde 2015 el saldo de la Balanza Comercial fue negativo (en 2019 revertirá ese signo, aunque no por las buenas razones) y refuerza el componente estructuralmente deficitario de la CC: la Balanza de Rentas.

Abriendo la Balanza de Rentas se puede apreciar que este país es una máquina de producir divisas para remitirlas al exterior en forma de utilidades e intereses. Este problema crónico no ha sido resuelto, simplemente ha cambiado de forma. Durante las administraciones de CFK la remisión de utilidades fue la manera más importante de sacar los dólares, mientras que durante el macrismo los intereses de la deuda han ganado preponderancia.

Esto tiene que ver con la política de endeudamiento inagurada a partir del 2016. Con la liberalización financiera, capitales de corto plazo ingresaron al país atraidos por tasas astronómicas. Cuando ese financiamiento se cortó, el gobierno se vió forzado a buscar otras alternativas como el FMI.

kozak 1.png

*Profesor de Política Económica de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNNE.