Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/36091

Rodrigo, el nuevo hijo del Cottolengo de Itatí que necesita la ayuda de todos

Llego a la tierra de María Itatí luego de vivir nueve años en el hogar Tía Amanda de la Capital. El propio Monseñor Andrés Stanovnik impulsó su llegada debido a la necesidad de un centro de mayor complejidad para atender sus necesidades motrices y cognitivas. A pesar del gran trabajo, las dificultades financieras continúan y las obras sociales todavía adeudan varios meses de cobertura a los residentes. 

Rodrigo está en una silla postural, pero puede desplazarse con sus fuertes brazos sin problemas.  Foto: Mariano Vallejos/LaDos

La tarde calurosa empieza a caer detrás de la Basílica. Termina la hora de la merienda y los hermanitos van a pintar, dibujar y escribir historias.

Mientras todo parece transcurrir con normalidad, los ojos se posan en el nuevo integrante de la familia. El más chiquito, el blanco de los mimos y también de los celos: Rodrigo, el hermano menor de la casa. Llegó a Itatí el 28 de octubre desde el hogar Tía Amanda, de Capital, donde vivió desde los 2 años. Hoy tiene 11 y fue recibido en el Pequeño Cottolengo Don Orione de Itatí, donde atraviesa un periodo de adaptación de tres meses antes de su residencia definitiva, una etapa necesaria para evaluar su adaptación al nuevo hogar, la cual transcurre de manera adecuada según el equipo interdisciplinario del Cotto.

En el Tía Amanda estaba en un ambiente rodeado de niños, con lo cual esta transición implica un duelo al perder ese contexto donde pasó nueve años. Ahora convive con nuevos hermanos jóvenes y adultos, con el mismo aluvión de amor y el cariño

ADEMÁS Itatí: El pueblo peregrino donde los rezos no se cambiaron por drogas 

La llegada fue impulsada por Monseñor Andrés Stanovnik y se encuentra bajo la tutela de la jueza de Menores de Capital, Rosa Esquivel, buscando un lugar con mayor complejidad para atender de manera óptima sus necesidades. 

No habla, pero se comunica muy bien con gestos y es habil para brindar respuestas al interactuar con el equipo del Cottolengo. Y aunque es solitario, no duda en recibir el amor de sus hermanos y hermanas. Tampoco titubea para pedir al cronista de La Dos, a quien le pide que lo alce después de moverse unos metros en el suelo de su habitación.

“Tenemos un mundo nuevo por descubrir con Rodrigo día a día. Mantenemos un vínculo cercano con personal del hogar en el que estaba así que cualquier pedido duda o inquietud es cuestión de comunicar”, aseguran desde el equipo del Cotto. Y cuentan que, por su perfil, Rodrigo requería de cuidados especiales que solo una institución como esta puede brindar y sigue brindando a pesar de las adversidades y la coyuntura económica.

Rodrigo, el nuevo hijo del Cottolengo de Itatí que necesita al ayuda de todos
Rodrigo junto a La Dos. Foto: Mariano Vallejos/LaDos

La casa que derrumba los prejuicios

“Mucha gente quedó anclada en el tiempo. Esto no es un hospital de salud mental y cualquiera puede venir a visitarnos”, cuenta Paola Rodríguez, coordinadora del Cottolengo.

ADEMÁS Viaje a la tierra sin mal: Noe y Rogelio, los novios del Cottolengo Don Orione de Itatí 

Los hijos de Don Orione son muy sociables. Comparten mates con los visitantes, van a pasear, viajan, van al shopping, al cine como cualquier persona. “Llevan la misma vida que tenemos todos”, aseguran.

El drama del día a día con las deudas de las obras sociales

A pesar del gran trabajo del equipo interdisciplinario, las dificultades financieras no son ajenas a este lugar. Más aún teniendo en cuenta que deben hacer frente a los gastos de los residentes mientras las mutuales Incluir Salud y PAMI adeudan siete y cinco meses respectivamente.

“Tenemos necesidades como toda casa y necesitamos de la buena providencia de la gente. Atendemos a 37 personas y necesitamos colaboración para las actividades del centro de día, pañales para adultos, leche, azúcar, alimentos no perecederos y toda contribución económica".

Qué necesita Rodrigo

El nuevo hermanito es inquieto y juguetón, pero por su cuerpo necesita algunos elementos especiales como una bañera adecuada para su cuerpo. También requiere juguetes con sonido para estimulación multisensorial, pisos de goma encastrables para que el pueda desplazarse con seguridad en el suelo.

Temas Relacionados

Itati Corrientes