Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/36225

Memoria fotográfica

Por Daniel Collinett  

Las fotos del casamiento. El bautismo. La comunión y más de una confirmación.

Pero especialmente esas cuatro por cuatro que poco tenían que ver con vehículos. Porque eso que hoy tiene forma de camioneta, antes era pa' la cédula, carné, libreta. Había que pasar a la "piecita" de pared o telar azul, y que te tomen la dichosa foto. Bien peinado. Bien plantado. Prolijo, ante todo. Y después, esperar a que te las den más tarde o al día siguiente, en un sobresito que supo ser papel. O en el mejor de los casos, con un plastiquito transparente delante y de color, con logo, detrás.

Las imágenes que supimos guardar, se guardaron durante años con el debido respeto por el tiempo que había que tomarse para tomarla y revelarla. Rollos esos, que venían de doce, veinticuatro o treinta y seis.

Fotos esas, que revelaban verdades absolutas de cómo y con quién o quiénes, estábamos. Recuerdos de cuando la felicidad no necesitaba de retoques. De momentos en que algunas cosas estéticas que hoy miramos, antes no valían un pito. De tiempos en que orgullosos veíamos pasar el tiempo cuando retirábamos lo que se quedaría por siempre, grabado en un papel.

MIRA TAMBIÉN: Anuncian cierre de Foto Fain, otro icónico comercio de Corrientes 

Nada como ir en busca del recuerdo imborrable. Poco como vernos en lo que luego iría al álbum, a la ficha de la escuela o a la libreta verde que nos identificaba ante el resto. Como una imagen velada, algunas cosas se van yendo sin dejar rastros y probablemente, aunque tomemos la foto nuevamente, no va a salir ni ahí de parecida.

En días de historias que duran un suspiro de Instagramers, en épocas de selfies que se acompañan con filtros y caritas felices, bienvenido sea el recuerdo de esas "jetas" que se atesoraban como oro. Y el de los sitios que las producían, con suma paciencia. Los cuales, aunque se vayan extinguiendo, permanecerán por siempre en nuestros propios rollos, cargados de una buena cantidad de memoria fotográfica.

Temas Relacionados

Daniel Collinett Opinión